CHILE: El oráculo de los rascacielos
El Mercurio /

El oráculo de los rascacielos Según el "Skyscraper Index", la inauguración de grandes torres ha coincidido con el inicio de crisis financieras. Pero no solo eso: un reciente estudio reveló una relación entre la construcción de megaedificios y los regímenes autocráticos.   Jean Palou Egoguirre  Llegar lo más cerca del cielo ha sido una obsesión humana desde la leyenda bíblica de la Torre de Babel, o incluso un privilegio de los dioses mitológicos del Olimpo griego. Y la humanidad se ha rehusado a renunciar a ese viejo anhelo. "No hagas planes pequeños. Ellos no tienen la magia para revolver la sangre de los hombres", decía el arquitecto y urbanista Daniel Burnham, pionero en el uso del hierro en la construcción de altura y quien impulsó a fines del siglo XIX los primeros rascacielos en Chicago, estableciendo el carácter simbólico que tiene llegar más alto que nadie.

¿Y si los edificios hablaran? Hoy, las mayores torres del mundo no son solo hitos arquitectónicos, también interpretan realidades económicas y políticas. Y, según algunos, incluso proyectan el futuro.

Es cosa de ver el caso de China. Según datos del sitio especializado Skyscraper.com, la potencia asiática completó el año pasado la construcción de 11 megarrascacielos, más que todos los de EE.UU. y Australia juntos. De los 128 edificios inaugurados en 2016 que superaron la barrera de los 200 m en todo el mundo, 81 estaban en territorio chino, liderando el ranking global por noveno año consecutivo. Su dominio queda establecido también en las torres récords: 11 de las 25 torres más altas del planeta están en China, donde están en construcción 14 de los 25 proyectos de mayor altura.

La duda es cuánto de ese asombroso desarrollo inmobiliario es ilusión o no, y si es posible sacar otras conclusiones sobre esta renovada carrera por las alturas. Al menos dos teorías, una del mundo financiero y otra de la ciencia política, intentan dar una respuesta. De altura, claro.



  CHILE: El oráculo de los rascacielos

Con Información de El Mercurio

www.entornointeligente.com

Síguenos en Twitter @entornoi

También te puede interesar