Cuatro momentos críticos de ASSE que derivaron en la renuncia de sus jerarcas
El Observador / "Lo peor que uno podría hacer en un cargo de estas características es no asumir que tenemos un problema serio, importante", dijo el ministro de Salud, Jorge Basso, sobre la situación que vive la Administración de los Servicios de Salud del Estado ( ASSE ) en junio de 2016 al comparecer al Parlamento. Allí anunció una reestructura del organismo de la que hasta ahora poco se supo.

En los casi diez años que lleva como servicio descentralizado, el organismo que gestiona los hospitales públicos ha vivido de crisis en crisis con la consiguiente salida de sus jerarcas. En ese tiempo, Mario Córdoba, presidente del organismo hasta 2011, renunció a pedido del entonces presidente José Mujica y fue reemplazado por Beatriz Silva, que contaba con el apoyo del gobierno y la oposición, pero no logró satisfacer las expectativas de los trabajadores médicos y no médicos. Durante su gestión, salió a la luz el caso de corrupción que terminó con el procesamiento de Alfredo Silva. La llegada de Muñiz no estuvo exenta de conflictos políticos por irregularidades detectadas y probadas en la comisión investigadora parlamentaria. Incluso recibió cuestionamientos del gremio médico por las deficiencias de los centros de salud.

15ac04baltasar aguilar 1col.jpg



Baltasar Aguilar El presidente del directorio de ASSE del primer gobierno de Tabaré Vázquez, Baltasar Aguilar, quien había sido designado en 2007, ocultó que además era socio cooperativista de la mutualista Asociación Médica de San José, y que atendía en policlínica como especialista cardiólogo, lo cual era incompatible con el cargo. A Aguilar le tocó además inaugurar el directorio de ASSE luego de que pasó a ser un servicio descentralizado y que sumó la incorporación de directores sociales. ocultó información

La propia titular de Salud, María Julia Muñoz, instó a Aguilar –una vez que El Observador hizo pública su situación– a que optara por su actividad pública o por la privada. La ley que descentralizó ASSE del Ministerio de Salud Pública establece que ningún miembro de su directorio puede ejercer simultáneamente profesiones o actividades que, directa o indirectamente, se relacionen con dicho organismo Finalmente renunció obligado en octubre de 2008.En su curriculum presentado al Parlamento para que le votaran la venia no figuraba que fuera socio de la mutualista de San José.

Su sucesor Cuando Aguilar abandonó el cargo asumió al frente de ASSE Félix González, militante del Nuevo Espacio (Frente Amplio). El directorio en ese momento quedó conformado por el vicepresidente del organismo, Daniel Gestido; el vocal, Martín Desarkisián; el representante de los trabajadores, Alfredo Silva y el de los usuarios, Wilfredo López.

Lea también: El proyecto político está por encima de las personas

15ac04mariocordoba.jpg

Mario Córdoba Era para el expresidente José Mujica el "poeta de la medicina con vetas de Quijote" pero en agosto de 2011 la paciencia del mandatario se agotó y le pidió la renuncia. Córdoba había sido antes director de Promoción Social de la Intendencia de Paysandú. La gota que derramó el vaso fue el pedido que hizo en la Rendición de Cuentas $ 2.000 millones para la creación de 2.000 nuevos cargos pero durante toda su gestión, la figura de Córdoba se vio acribillada de críticas.

Fin a una "alianza" Con Córdoba fuera de ASSE, el Ejecutivo logró quebrar la "alianza" estratégica creada con el director de ASSE Alfredo Silva, dirigente de la Federación de Funcionarios de Salud Pública (FFSP). Ambos, con el apoyo del representante de los usuarios en el Directorio, llevaron adelante una política de cambios masivos en la dirección de los hospitales en favor del gremio de empleados.El presidente Mujica no veía con buenos ojos esta unión estratégica que comenzó en 2010 porque, en más de una ocasión, llevó a fricciones entre los dos representantes del Poder Ejecutivo, Córdoba y el socialista Ángel Peñaloza.

Al salir Córdoba, llegó a ASSE Beatriz Silva, frenteamplista independiente que hasta ahora comandaba el hospital Pereira Rossell, y que tiene experiencia en la administración de centros asistenciales públicos y privados.

15ac04BeatrizSilva.jpg



Beatriz Silva Si bien asumió con la intención de ponerle coto a Alfredo Silva en el directorio de ASSE, su gestión quedó marcada por la corrupción encabezada por este, procesado y cesado en 2014, tras probarse que benefició a varias empresas en las contrataciones. Al frente de ASSE también debió enfrentar la crisis de las colonias psiquiátricas luego de que una jauría de perros mató a un paciente e hirió a otros y que terminó con un fallo judicial que obligó a implementar medidas de seguridad.

Contratos La intervención de la Justicia puso bajo la lupa los 176 contratos que ASSE tenía en ese momento con empresas para tercerizar servicios –70 son de limpieza– y oblicó al directorio a contratar una auditoría externa para revisar el funcionamiento de esas empresas. Silva y el directorio entero debieron comparecer ante la Justicia por las irregularidades detectadas.

Si bien Silva iba a ser nombrada directora general de Salud Pública, finalmente no fue designada en el cargo y retornó a la actividad privada. En los últimos meses su nombre volvió a ser mencionado porque compareció ante la investigadora de ASSE en el Parlamento y allú surgió que había concurrido a la inauguración de la empresa de traslado de pacientes SIEMM (en el departamento de Artigas), perteneciente a los hoy directores de hospitales públicos que en aquel momento eran directores del Hospital de Bella Unión . Silva dijo que fue a la inauguración sin saber quiénes eran los dueños".

15ac04susanamuniz.jpg



Susana Muñiz La gestión de ASSE venía siendo cuestionada debido a una serie de graves denuncias que la oposición realizó y que derivaron en la creación de una comisión investigadora en el Parlamento. También, las auditorías internas y externas realizadas a solicitud del diputado del Partido Nacional Martín Lema detectaron problemas edilicios, de aportes patronales y de contrataciones dudosas. Pero el golpe de gracia a Muñiz se lo dio su vice en ASSE, Mauricio Ardus, con la contratación de la novia de su hijo como secretaria.

Vendetta En ámbitos frenteamplistas se interpretó que tomara estado público lo de Ardus como una vendetta de los comunistas ya que éste se había posicionado contrario a Muñiz en el directorio cuando ella apoyó a su camarada Toriani. Las presiones del FA sobre el mandatario lo llevaron a querer demostrar que es quien manda y a sacar a todos los directores políticos del organismo: Muñiz, Ardus, y a Rodríguez Rienzi.

El presidente Vázquez designó en el cargo al exsenador y exintendente de Canelones Marcos Carámbula, aliado del Partido Comunista. Aún no están confirmados los otros dos nombres que ocuparán el directorio pero se supo que le ofreció el cargo Marlene Sica, exgerente de ASSE y encargada de Drogas en el MSP, quien responderá en horas. Permanecerán los delegados sociales Pablo Cabrera, representante de los trabajadores, y Natalia Pereyra, quien ocupa el cargo en nombre de los usuarios.







Cuatro momentos críticos de ASSE que derivaron en la renuncia de sus jerarcas

Con Información de El Observador

www.entornointeligente.com

Síguenos en Twitter @entornoi

También te puede interesar