VENEZUELA: Nelson J. Villavicencio | ¿Presidenciales en abril 2018?
Últimas Noticias / Nuestra opinión pasada finalizaba recordando que desde la Física -y la política también-, la fuerza es igual a masa por aceleración. El chavismo entiende esto estupendamente bien. Entre allegados recordaba que las elecciones regionales recientes eran las primeras como tales. Es decir, genuinamente el chavismo no había tenido unas elecciones regionales que no hubieran estado precedidas o insertadas en el marco de alguna elección nacional. Así fue en el 2004, 2008, 2012. En el 2004, a dos meses del referéndum revocatorio se dieron las elecciones regionales. En el 2008 fueron precedidas por el referéndum constitucional y en el 2012 a dos meses de las elecciones presidenciales. La elección previa de la Asamblea Nacional Constituyente pudo haber sido parte en la construcción de esta tradicional y efectiva estrategia tipo ola que construye el chavismo desde hace tiempo para obtener resultados más eficientes. Aquella segunda ley de Newton ha venido siendo religiosamente parte en el diseño de la estrategia electoral revolucionaria desde hace más de una década.

Si a esto se le suma la condición del adversario y su capacidad de recuperación, estimar continuando este principio político de la fuerza en lo electoral continúa siendo una opción. La fragmentación política de la oposición venezolana, la acentuación de las diferencias sobre cómo superar la crisis y sus profundos y constantes errores en la comunicación, hacen que política y moralmente estén en una situación similar a la del año 2005. Desde esa fecha al 2008 fue el tiempo que le tomó a la oposición venezolana hacerse unidad, pero fue hasta el 2012 cuando los resultados comenzaron a ser satisfactorios. Aunque soy poco proclive a los determinismos electorales, ¿le tomará el mismo tiempo a la oposición Venezolana recomponerse? ¿Es posible en menos de 12 meses lograrlo?

La efectividad acumulada de esta estrategia tipo ola se insertaría perfectamente luego de los resultados de las elecciones regionales y las proyecciones de las municipales, confirmando el principio de que fuerza es igual a masa por aceleración, aunado al hecho de la condición y tiempo de recuperación de la oposición, nos permite pensar que para abril de 2018, apelando en el imaginario a un nuevo abril, la revolución tendría las condiciones políticas -mas no necesariamente las económicas, entendiendo siempre los indicadores de los primeros trimestres- favorables para concurrir a una elección presidencial. No obstante, nos hemos dado cuenta de que las obviedades en política no son tales. Solo son un escenario.

@villachitty

VENEZUELA: Nelson J. Villavicencio | ¿Presidenciales en abril 2018?

Con Información de Últimas Noticias

www.entornointeligente.com

Síguenos en Twitter @entornoi

También te puede interesar