Las gasíferas piden aumentos de tarifas de hasta el 66%
La Nacion / La normalización del sector energético sigue sumando reclamos de aumentos en las tarifas de los servicios públicos, retrasadas en los últimos 12 años. Ahora es el turno de las distribuidoras de gas, un grupo compuesto, entre otras, por Gas Natural Fenosa, Metrogas y Camuzzi.

Las compañías llevarán a sus respectivas audiencias públicas (la primera es hoy en Bahía Blanca, donde se discutirán los ingresos futuros de Camuzzi y de Transportadora de Gas del Sur) reclamos de aumentos en torno del 35% en promedio, con subas máximas cercanas al 66%.

A cambio, ofrecen planes de inversión millonarios orientados a mejorar la prestación del servicio, ampliar el acceso al insumo y dejar de pedirle fondos al Estado para cubrir sus gastos.

Según la presentación que le envió al Enargas, el ente que regula el sector, Gas Natural Fenosa, la segunda entre las mayores distribuidoras del país, con más de 1,5 millones de clientes residenciales, casi 52.500 comercios y 1300 industrias, pidió una suba promedio en la factura final del 33% para los clientes residenciales y del 30% de la factura para pequeñas y medianas empresas conectadas a su red.

Sostiene que esos ingresos adicionales le permitirán invertir entre 2017 y 2021 aproximadamente $ 6500 millones en el mantenimiento y la expansión del sistema, al que le agregará 850 kilómetros de red. La cifra a desembolsar es nueve veces mayor a la inversión de la empresa en los últimos cinco años, donde su plan de negocios estuvo atado a sus ingresos, menores a sus necesidades. Eso llevaría gas al 93% de las viviendas residenciales "gasificables" ubicadas en su área de concesión.

Camuzzi, a cargo de la concesión en la región Pampeana y en la Patagonia, presentó números similares. Para sostener su plan de inversiones, en torno de los $ 9700 millones, pide que un usuario promedio del sur del país pase a pagar $ 130, en comparación con los $ 90 que desembolsa hoy, y que el mismo tipo de consumidor en la zona central del país ponga $ 200 por mes, en comparación con los $ 120 actuales. Se trata de aumentos del 44% y del 66%, según los casos.

Por caso, un usuario de esa empresa ubicado en la provincia de Buenos Aires pasaría a pagar de $ 674 a 846 (una suba del 25%), mientras que un vecino de La Pampa tendría un aumento de 58% (de $ 200 a 316).

En tanto, Metrogas realizó una presentación que muestra su situación patrimonial y una propuesta técnica, pero no presentó un pedido de nuevo cuadro tarifario, algo que debería ocurrir en los próximos días. De todas maneras, ofreció un plan de inversiones de $ 9600 millones.

"El plan propuesto triplica el actual nivel de actividad aportando a la creación de nuevos puestos de trabajo, ya sea por incorporación directa de personal a la nómina de la Distribuidora como así también de personal tercerizado (contratistas). Asimismo, dará impulso a la industria de insumos de gas y de la construcción", explicó la empresa.

El Gobierno definirá en última instancia los aumentos que regirán el año próximo, en principio desde abril.

YPF redujo su actividad en Neuquén La petrolera estatal YPF dará de baja 33 equipos de producción que estaban en suspensión o subutilizados en la cuenca neuquina, y peligra el trabajo de 1700 empleados tercerizados, que si bien no tenían carga laboral efectiva, seguían cobrando hasta hoy sus sueldos. Según consignó el diario Río Negro, la baja del precio del crudo afectó particularmente a YPF, que tiene previsto reducir las inversiones el próximo año. La empresa da por descontado que se terminará el barril criollo, con lo que deberá enfrentar su actividad a precios de mercado. De ser así, eso sacaría del juego a muchos de los yacimientos que operan en Neuquén y Río Negro. Fuentes del sector informaron a la nacion que la Cámara de Empresas de Operaciones Petroleras Especiales (Ceope) implementó en febrero en la provincia de Neuquén un Plan Preventivo de Crisis, como parte de un acuerdo entre la industria y el Gobierno, mediante el cual los trabajadores mantuvieron sus puestos de trabajo, pese a que no realizaban tareas. "Este procedimiento finalizó en julio, aunque se continuó incorporando personal al mismo. El costo de mantener la fuerza laboral ociosa no se puede sostener en el tiempo", indicaron las mismas fuentes.

LA NACION Economía Crisis energética Las gasíferas piden aumentos de tarifas de hasta el 66%

Con Información de La Nacion

www.entornointeligente.com

Síguenos en Twitter @entornoi

También te puede interesar