Más de 12.000 viviendas han adaptado sus calderas al gas natural en 3 años
Expansión / No obstante, en Aragón todavía más de 1.500 salas de calderas emplean el gasoil como fuente de energía.

El gas natural ha desplazado en los últimos 25 años a otras energías menos eficientes como el gasóleo pero aún queda mucho camino por recorrer. Aunque cuenta con una gran tradición de uso de gas natural, incluso siendo la comunidad pionera en la utilización de esta fuente de energía, en Aragón todavía se contabilizan más de 1.500 salas de calderas centralizadas que utilizan el gasóleo.

En los últimos 3 años, 12.000 viviendas en Aragón han transformado sus calderas centrales a gas natural. Según un informe de Fundación CIRCE, las emisiones de CO2 se han reducido un 8% en Zaragoza desde el año 2005 por el cambio a gas natural en muchas viviendas. El gas natural es un combustible medioambientalmente limpio, su combustión produce entre un 25 y un 30% menos de dióxido de carbono (CO2) que el petróleo. El gas natural reduce entre un 40% y un 60% las emisiones de óxidos de nitrógeno y casi por completo las partículas en suspensión y el dióxido de azufre, principales causantes de los problemas respiratorios.

Redexis Gas, compañía especializada en el transporte y distribución de gas natural, considera que el reto debe de ser la sustitución de calderas que todavía utilizan el gasóleo por otras de gas natural, la fuente de energía más limpia y la menos contaminante de todos los combustibles fósiles. El empleo de gas natural tiene impacto directo en la mejora de la calidad del aire de los entornos urbanos, algo muy importante en un momento en el que, según la Organización Mundial de la Salud, solo el 12% de las ciudades del planeta cumplen con los estándares de calidad del aire.

El proceso de transformación de una sala de calderas comunitaria, o de descentralización en el caso de que la comunidad opte por sustituir la caldera e instalar calderas individuales, es relativamente sencillo y, por lo general, no requiere de grandes obras. Una vez que se ha llevado a cabo el cambio a gas natural, lo que los consumidores perciben es un aumento en el rendimiento de la instalación, ya que con las calderas de alto rendimiento se aprovecha al máximo el calor de los productos de combustión mediante la condensación del vapor de agua. Desde hace algún tiempo, han surgido las empresas de gestión energética que asumen la inversión de transformación de las instalaciones y cobran a partir de los ahorros generados por el cambio al gas. Es lo que algunos llaman "La Fórmula para Ahorrar Energía Sin Invertir"."

El gas natural no necesita almacenarse, ni transportarse de una manera especial, por lo que supone un ahorro en los costes de mantenimiento. Además, el mercado libre permite la elección de la comercializadora más competitiva para el usuario, lo cual reduce aún más los costes. Según estimaciones del sector, una comunidad de propietarios puede experimentar un ahorro que podría oscilar entre los 3.500 euros (comunidad de 30 vecinos) y los más de 14.500 euros al año (comunidad de 100 vecinos).

Redexis Gas ha desplegado en Aragón entre 2015 y 2016 más de 75 kilómetros de nuevas redes de distribución y ha incorporado cerca de 23.000 nuevos consumidores. La compañía seguirá trabajando para llevar esta fuente de energía al mayor número de usuarios y ofrecerles un servicio de la máxima calidad.

Más de 12.000 viviendas han adaptado sus calderas al gas natural en 3 años

Con Información de Expansión

www.entornointeligente.com

Síguenos en Twitter @entornoi

También te puede interesar