UCAB certificó a cien niños como programadores 
El Universal / La informática también es custión de niños y se puede impartir jugando. Así lo demuestra una experiencia exitosa desarrollada por la Universidad Católica Andrés Bello con la que se formaron 100 estudiantes del Colegio Ciudad de los Muchachos de Fe y Alegría, en Guarenas.

Para llevar adelante la iniciativa, más de 10 estudiantes de Informática y Educación de la UCAB dictaron clases virtuales para enseñar elementos básicos de la programación y creación de software a niños de sexto grado. Aunque las clases iniciaron formalmente en marzo y culminaron en junio,  el programa comenzó en octubre de 2016 con la formación de los instructores.

Néstor Luengo de Andrade, vicerrector de Identidad, Desarrollo Estudiantil y Extensión Social de la UCAB, explicó que se trata de un proyecto de servicio comunitario coordinado por las escuelas de Ingeniería Informática, Educación y Progracademy, una red enfocada en la formación de estudiantes de primaria y secundaria para el desarrollo de competencias en las áreas de pensamiento crítico, creativo y computacional.

Germán Gil Alba, director académico de Progracademy, agrega que los tutores, que son jóvenes universitarios sin experiencia docente, recibieron una formación virtual exhaustiva. "Durante este proceso se hicieron simulaciones de las clases para que los niños de sexto grado tuvieran la mejor experiencia posible por parte de los ucabistas".

A propósito de ello, el vicerrector de Identidad, Desarrollo Estudiantil y Extensión de la UCAB destacó que el proyecto calza con los principios de la universidad y reúne el carácter innovador por el uso de nuevas tecnologías. 

"Con esta experiencia hemos logrado desarrollar competencias comunicacionales, pero estoy segura de que hemos ido más allá. Estos chicos han logrado desarrollar también competencias ciudadanas", aseguró Silvia Lobo, directora del colegio.

El programa se ejecutó durante tres meses y se apoyó en una plataforma inédita en Venezuela: CODE,  una herramienta utilizada a escala mundial. A través de ella, los niños superaron distintos retos en modo de juego, con un aumento progresivo de la dificultad de las actividades.

Para cumplir los objetivos, los alumnos recibían dos sesiones semanales, una con los entrenadores, mediante videoconferencias, y otra libre, donde avanzaban en pareja con un plan de trabajo.

La experiencia culminó con un trabajo final para el cual los estudiantes tuvieron que crear un videojuego o una animación, para poner en práctica lo aprendido. El curso además fue posible con el apoyo de Digitel que proveyó el internet.

UCAB certificó a cien niños como programadores 

Con Información de El Universal

www.entornointeligente.com

Síguenos en Twitter @entornoi

También te puede interesar