La representación en el baby fútbol: entre el juego y el negocio
El Observador / Los 13 años son la edad decisiva para un niño que aspira a convertirse en profesional y es una oportunidad para los contratistas que buscan captar talentos incipientes en el fútbol. Sin embargo, la representación a edades tempranas, entre los nueve y los trece años, es cuestionada por varios actores del mundo deportivo.

¿Cuál es el rol del representante en estas edades? ¿Qué se busca en los jugadores? ¿Cómo es el vínculo entre empresarios, padres y clubes? ¿Se puede reconocer el talento a edades tan tempranas como los 10 años? Reproduzca el video para ver parte del último informe de En Limpio: Los futbolistas como mercancía.

La representación en el baby fútbol: entre el juego y el negocio

Con Información de El Observador

www.entornointeligente.com

Síguenos en Twitter @entornoi

También te puede interesar