The Economist: Gigantes tecnológicos construyen sus propias redes de fibra óptica submarinas
La Gestion / The Economist. Lo más importante es que poseer cables le da a las compañías tecnológicas una mayor opinión sobre cómo se gestiona su tráfico de datos y cómo se actualiza el equipo.

Tweet Enviar The Economist .- Cuando Cyrus Field, un hombre de negocios estadounidense, colocó el primer cable transatlántico en 1858, fue aclamado como uno de los grandes logros tecnológicos de su tiempo y fue celebrado de manera efusiva. Por desgracia, el motivo de las festividades pronto desapareció. En cuestión de semanas, el cable falló.

El 21 de septiembre de este año se instaló otro cable transatlántico con mucho menos ruido. Pero es notable, sin embargo: el cable submarino llamado Marea tiene 6,600 km de ocho hilos de fibra óptica, aproximadamente del tamaño de una manguera de jardín, es la conexión de mayor capacidad a través del océano.

Se extiende desde Virginia Beach, Virginia, a Bilbao, España, es capaz de transferir 160 terabits de datos por segundo, el equivalente a más de 5,000 películas de alta resolución. Es propiedad conjunta de Facebook y Microsoft. Esas redes de fibra ultrarrápidas son necesarias para mantenerse al día con la cantidad de datos que circula por todo el mundo. En 2016, el tráfico alcanzó los 3,544 terabits por segundo, aproximadamente el doble que en 2014, según TeleGeography, una firma de investigación de mercado. Y la demanda de banda ancha internacional está creciendo 45% anualmente. Aún hay mucho tráfico por parte de los usuarios de Internet, pero las grandes compañías de internet y de computación en la nube generan una gran cantidad de usuarios que sincronizan datos en sus redes de centros de datos en todo el mundo. Estas empresas solían arrendar su ancho de banda a operadores como BT y Level 3. Pero ahora necesitan tanta capacidad de red que tiene más sentido instalar sus propios cables dedicados, sobre todo en rutas largas entre sus centros de datos.

El Submarine Telecoms Forum, un organismo industrial, calcula que en 2016 se instalaron 100,000 km de cable submarino, frente a los 16,000 km en 2015.

TeleGeography predice que se gastarán un total de US$ 9.2 mil millones en dichos proyectos de cable entre 2016 y 2018, cinco tanto como en los tres años anteriores.

Ser propietario de una red de fibra óptica submarina privada tiene varias ventajas, que incluyen más ancho de banda, menores costos y menor retardo o “latencia” al momento de transmitir. Tener acceso a múltiples cables en diferentes rutas también proporciona redundancia. Si se corta un cable mediante redes de pesca, tiburones o un terremoto, entre otras cosas, el tráfico se puede desviar a otra línea. Sin embargo, lo más importante es que poseer cables le da a las compañías una mayor opinión sobre cómo se gestiona su tráfico de datos y cómo se actualiza el equipo. “La motivación no es tanto ahorrar dinero. Se trata más del control “, dice Julian Rawle, un experto en industria submarina de cable. Algunas personas se preocupan de que poseer los cables que llevan la información de sus clientes les dará a las grandes firmas de tecnología más poder de lo que ya tienen, lo que asemeja la situación de que Amazon posee las carreteras en las que se entregan sus paquetes y los camiones que los transportan. Otros temen que los operadores de redes convencionales puedan tener dificultades para adaptar sus modelos de negocios, ya que empresas como Facebook se están mudando a su territorio. “En los próximos 20 años”, predice el Sr. Rawle, “todo el concepto del operador de telecomunicaciones como proveedor de la red va a desaparecer”. Gestion.pe The Economist: Gigantes tecnológicos construyen sus propias redes de fibra óptica submarinas

Con Información de La Gestion

www.entornointeligente.com

Síguenos en Twitter @entornoi

También te puede interesar