Solo en la multitud
La Nacion / Foto: LA NACION Se lo ve a gusto en su plácida burbuja; envuelto en el susurro del celular y en la calma del día que al fin termina. Nadie diría que allá abajo, a escasos metros, la calle tiembla de ruidos, bocinazos quizás exhaustos, lentitud de un tránsito eterno. Es Nueva Delhi, es el fin de una jornada entre tantas, y en el archipiélago abigarrado de personas, viviendas, camiones y autos, se intuye un zumbido como de colmena: un ajetreo incansable, esforzado, plebeyo. La contracara del tan mentado silencio hindú, ese que ronda cada vez más cerca del mito y es cada vez más ajeno a la populosa y turbulenta trama de las grandes ciudades de la India. Sin embargo, algo parecido a la paz sobrevuela al protagonista de esta foto. Mal que le pese a la pobreza que lo rodea; sin reparo ni sofisticadas técnicas yoguis; apenas aislado en la precariedad de su terraza, supo inventarse su propio, módico, paraíso.

LA NACION Opinión Miradas Solo en la multitud

Con Información de La Nacion

www.entornointeligente.com

Síguenos en Twitter @entornoi

También te puede interesar