El hombre detrás del chef implacable
El Universal / "Todo lo que no está perfecto, vuélvanlo a hacer. Y usted, pruebe absolutamente todo", le dice a un chef de su equipo, Jorge Rausch, otro chef tan famoso por sus platos como por su carácter fuerte e implacable. Articula cada palabra con una fuerza que intimida y, a todas estas, yo solo pienso: ¿Cómo carambas romper el hielo?

Jorge vuelve sus ojos y ahora levanta la voz para pedir una soda… "¿Quieren algo?" -dice-. Dos botellas de agua para Sofía y Kailline -mis compañeras- y otra soda para mí. Tan pronto su botella toca la mesa, la destapa y bebe como si él tuviera días sin probar líquido y esa fuera la última botella en el mundo. Parece ansioso.

Comencemos. "Estuve escuchando de la cena de anoche -miércoles- en Marea, con Mitsuharu Tsumura (famosísimo chef de Perú), interesante cuando la alta cocina está al servicio de buenas causas", digo.

"Bueno, es una fundación que se llama Corazón Verde la que se encargó de la cena, ayuda a las esposas de los policías asesinados. Ellos levantan plata a través del arte, pero también de gastronomía. Hace más de quince años hacen un evento que se llama 'Alimentarte', en el Parque El Virrey, de Bogotá, y es muy exitoso", añade.

Jorge bebe más de su soda, y explica que para seguir haciendo eventos para promover la gastronomía y conseguir fondos, la Fundación Corazón Verde creó una segunda etapa: "Se empezaron a hacer estas cenas a cuatro manos en ciudades como Cartagena, Barranquilla y Cali, con cocineros de otras partes del mundo". Y todos ganan ahí: traen a los mejores chefs del mundo a cocinar a Colombia, el público accede a cenas únicas y lo más importante, cada peso se invierte en reconstruir la vida de personas que han perdido mucho por culpa de la guerra: se levantan casas para familias de policías asesinados, se dan auxilios educativos a los huérfanos, los familiares de las víctimas son atendidos con talleres para el manejo del duelo. Y más.

El siguiente paso en esta entrevista sería preguntarle a Rausch cómo fue que terminó siendo chef. Él me contaría que apenas terminó el bachillerato estudió seis semestres de economía, pero que "gracias a Dios" se metió a la cocina y le quedó gustando, que es dueño de varios restaurantes, que es bogotano y que en Master Chef le toca ser tan estricto porque "así es el formato"… ¡Pero todo eso ya está en internet!

Entonces, ¿qué pasa si ahora hablamos con Jorge, no con Rausch, de todo menos de cocina? Hagámosle. Todo o nada. Hay dos opciones: una, que me regañe por preguntarle pendejadas; dos, que nos deje ver un poco de ese ser humano detrás de la inmaculada chaqueta blanca.

Uno, dos, tres… Vamos: Sobre ti se ha escrito demasiado -digo-, uno te busca en internet y encuentra… …Un poco de cosas -me interrumpe-. …Sigo: Sí, dónde naciste, cómo comenzaste en la cocina… Queremos hacer una cosa diferente contigo, comenzar hablando de la alta cocina a beneficio de viudas y huérfanos, y terminar charlando de cosas tan personales como los sueños y la muerte.

¿Le tienes miedo a la muerte? -Sí, claro, yo creo que todo el mundo le tiene miedo a la muerte. Unos en un grado mayor y otros en un grado menor, pero todos le tememos.

¿Y qué hay después de la muerte? -(Piensa y se queda en silencio un momento) Eh, nada, no sé qué hay, pero sí quisiera que hubiera vida después de la muerte. Esa es la mayor fuerza que mueve el mundo, la incertidumbre de qué hay después de la muerte, porque es muy difícil para el ser humano aceptar a conciencia que todo se acaba. Todos quisiéramos que haya algo después de la muerte.

¿Tú qué quisieras que haya? -El paraíso.

¿Y qué es el paraíso? -No, el paraíso no, estaba mamando gallo -ríe-, pero creo que la energía sí fluye y que la vida no acaba ahí.

¿Qué es Dios? -Todo. La fuerza creadora del universo, sí creo un poco en el Dios convencional.

¿Quiénes son las personas más importantes de tu vida? -Mi esposa y mis hijas. Tengo dos, de 7 y 10 años.

¿Cuál es el recuerdo más bello de tu niñez? -(Vuelve a quedarse callado) Está difícil la entrevista, ¿ah? Volvemos a ésta después…

Un miedo que poca gente conozca de ti… -Le tengo mucho miedo al fracaso. A no poder hacer algo que yo quiera, a que las cosas no sean como yo quiero, y eso es grave porque hay cosas que simplemente no puedo controlar.

El lugar favorito de la casa, que no sea la cocina… -La alcoba, me encanta estar ahí viendo televisión.

Lo primero que haces al despertar… -Agarro el celular, como todos los que estamos en esta mesa -ríe-.

¿Y antes de dormir? -Suelto el celular, ¡no, mentiras! Rezo un poquito. Siempre pido que cuide a mi familia, eso es lo más importante para mí. Que tengan salud.

Un sueño por cumplir… -Ir a Japón.

¿Y por qué Japón? -Me llaman la atención la comida y la cultura.

Tu peor defecto… -Muchos, soy súper defectuoso -momento de silencio-. Trato de hacer muchas cosas a la vez, me acelero mucho.

Lo que más admiras de tu mamá… -Siempre encuentra la forma de mantener la familia unida.

¿Por qué no usas reloj? -Me incomoda, ¡y porque el celular tiene reloj! -ríe-

Una virtud que no tenga nada que ver con la cocina… -Hago muy poco aparte de cocinar o estar con mi familia, así que no sé… Quizá comer.

Si pudieras devolver el tiempo, ¿a qué momento de tu vida regresarías? -Volvería a cuando terminé el colegio (1989).

¿Por qué? -Primero, porque fue una buena época, y luego porque empecé a estudiar economía y no era lo que yo quería, perdí un poco de tiempo ahí. Ni me gradué, ni me dediqué, gracias a Dios empecé a cocinar.

Me debes una respuesta… ¿Cuál es el recuerdo más bello de tu niñez? -Es difícil. A uno se le bloquea la infancia, a ver, ¿cuál es el recuerdo más bello de la tuya? -Las noches sin luz en mi pueblo, cuando me acostaba en el suelo arenoso con mi gemela a contar estrellas y pedir deseos… -Ummm, bueno, el mío son las vacaciones en Santa Marta. Iba toda la familia a El Rodadero, y todos nos quedábamos en un apartamento de tres habitaciones. Sí, esas vacaciones son un buen recuerdo.

El que sonríe ahora es Jorge, no Rausch. Es el hombre que está detrás del chef.

El hombre detrás del chef implacable

Con Información de El Universal

www.entornointeligente.com

Síguenos en Twitter @entornoi

También te puede interesar