Se duplicó inversión en tecnologías para el agro
El Observador / Blasina y Asociados, especial para El Observador.

En 2017 el monto de fondos para financiar emprendimientos de tecnología para el sector agropecuario en el mundo superó el de los dos años anteriores con inversores que van desde los grandes jugadores del mercado de agroquímicos y semillas hasta Silicon Valley.

Un relevamiento de la firma de investigación CB Ingisghts mostró que estos inversores volcaron más de US$ 700 millones en compañías de tecnología agropecuaria. El artículo del Financial Times destacó que fue un "gran paso" comparando con los montos de 2016 y 2015, de US$ 332 millones y US$ 233 millones, respectivamente.

Con menores ingresos y márgenes apretados, los productores necesitan desde la robótica hasta el procesamiento de datos para ser cada vez más eficientes.

Cerca de un cuarto de la inversión en tecnología agropecuaria durante 2017 correspondió a corporaciones o sus unidades de capital de riesgo, incluyendo a gigantes como Monsanto y Syngenta. Fue un aumento de siete puntos porcentuales respecto al año anterior, abriendo la interrogante sobre si los gigantes del sector serán amigables u hostiles ante este tipo de compañías.

Y algunas de estos startups pueden ir, teóricamente, en contra de los intereses de estas grandes corporaciones. Uno de los ejemplos más significativos es el de Farmer Business Network que consiguió fondos por US$ 110 millones de inversores que incluyeron al brazo de capital de riesgo de Google. El objetivo de esa compañía es justamente ayudar a los productores en la compra y gestión de insumos -como agroquímicos- en un mercado en el que la consolidación y las fusiones generan preocupación por conductas oligopólicas.

Bayer no se ha quedado quieta y ha invertido entre US$ 600 millones y US$ 700 millones en los últimos 18 meses en emprendimientos especulativos con una fuerte apuesta en lo tecnológico. Entre estos se incluye a Ginkgo Bioworks, una compañía biotecnológica recientemente valuada por encima de US$ 1.000 millones. Bayer invirtió en el proyecto de Ginkgo de crear semillas recubiertas con un fertilizante microbial.

Monsanto -en proceso de compra por Bayer- también ha estado activa. Su unidad de capital de riesgo lideró una ronda de financiamiento para una startup de Missouri -NewLeaf Symbiotics- que investiga el uso de bacterias para mejorar el crecimiento de los cultivos.

Las grandes compañías han invertido y también comprando. Deere & Co protagonizó uno de los mayores negocios de 2017 al comprar la start up Blue River Technology por US$ 305 millones. Esta firma se especializa en investigación para mejorar la precisión en las aplicaciones de agroquímicos. Y Dupont gastó US$ 300 millones en comprar Granular, una compañía con sede en San Francisco, especializada en diseño de software para productores.



Se duplicó inversión en tecnologías para el agro

Con Información de El Observador

www.entornointeligente.com

Síguenos en Twitter @entornoi

También te puede interesar