COLOMBIA: Vidas para lelos: Fabio y Lucila
El Colombiano / Vivían en un eterno día de San Valentín. Tanto que su primera hija fue pensada para que naciera el 14 de febrero. Finalmente, "acigüeñizó" al día siguiente, el 15.

Según el almanaque Brístol, debía llamarse Jovita. La llamaron Norha, con la hache bien atravesada. Japiberdi.

Sus taitas, Fabio Muñoz y Lucila Correa, el uno con pinta y bigote de cantante de boleros, ella con estampa de diva del cine mudo, se currucuteaban todo el día: "Estando los dos estamos todos".

De esos fallecidos amigos que conocí en Envigado podría decirse que "antes de conocerse se adivinaron".

Él nació en Yarumal, copiándose de Epifanio Mejía; ella optó por "Cielorroto", Caldas, la cuna de Ciro Mendía, el festivo cantor del ángel de la guarda voyerista. El azar hizo lo suyo y los juntó, San Pablo aportó la epístola y "habemus" matrimonio.

El varón domado, alcalde liberal en La Unión, Heliconia, Maceo y Barbosa, era el puntico sobre la i de Lucila. Del resto se encargó el método del ritmo que permitió cinco hijos; tres bellas, Norha, Sonia y Nena y dos feos, Javier y Fabio, alias Menuda, como su tío Pedro Nel, otro mamagallista insigne, dueño del famoso bar Montecristo, de Junín con Maturín.

Además de abogado sin título, don Fabio era periodista con tarjeta número 2656. Doña Lucila era narradora nata, sin diploma. Abría la boca y se le escapaba una exageración, un poema, alguna sátira, cualquier exquisita ironía, un chiste. Si equis hipérbole no le gustaba a su interlocutor, se la cambiaba.

Eran felices gracias a un pacto no escrito: En casa unas veces se hacía lo que el varón obedecía. Otras veces ella decía sí a todo. Y ese amor fue eterno mientras duró.

Doña Lucila robó por amor. Se robó el manto de María Auxiliadora, de Sabaneta, para arropar con él a su bello durmiente. Pensaba que de esa forma le borraría su afición por la bebida.

Como el milagro no se hizo y su marido siguió aportando a la educación por la vía del buscapleitos licor oficial, su mujer devolvió el manto antes de que la excomulgaran. Fue la versión paisa de La custodia de Badillo.

Claro, lo del robo fue invento suyo para animar los concurridos algos que servía en alguna de sus casas envigadeñas de El Guáimaro, el barrio Mesa, la calle del Talego, el Parque o Guanteros.

Los dos aportaban a la economía familiar. El varón domado, gracias los códigos y a sus programas de radio que convirtió en apostolado en favor de los que llevan del bulto. Servir fue su verbo. Cuando no estaba inventando historias para deleite del respetable, ella traía maricaítas del Táchira o San Andrés. Nada de vivir de gorra. Fue una emprendedora cuando la palabreja no había saltado a la pasarela.

Tardío responso por estos enamorados.

COLOMBIA: Vidas para lelos: Fabio y Lucila

Con Información de El Colombiano

www.entornointeligente.com

Síguenos en Twitter @entornoi

También te puede interesar