Real Madrid, el especialista en resurrecciones
El Clarín / En ese gesto está la explicación. No es sólo un detalle en plena celebración. No se trata de una creencia o cuestión esotérica. Es otra cosa: una verdad construida a través de la historia. Al partido le quedan cuatro minutos. Marcelo -brasileño, crack, lateral todocampista- acaba de convertir el tercer gol del Real Madrid, el del 3-1 definitivo frente al París Sain Germain. En su festejo hay deshago, pero sobre todo un mensaje. Ante todo el estadio, frente al mundo de televidentes que lo miran desde los rincones más diversos y dispersos el les muestra con sus dos manos el escudo de su equipo que se luce en la camiseta blanca. Lo agita. En ese instante breve, en pleno festejo de un estadio repeleto, explica el partido: "Esto es el Real Madrid".

Esas cinco palabras no necesitan más interpretaciones. El universo del fútbol las reconoce. Las acepta. El equipo que ahora dirige Zinedine Zidane es un gigante que suele comportarse como tal. Su historia lo dice. La FIFA lo eligió como el Mejor Equipo del Siglo XX, en el XXI sigue ganando. Es el que más títulos internacionales ostenta, ganó 12 Champions League, tres de las últimas cuatro con los consiguientes Mundiales de Clubes. Y quienes se ponen esa camiseta saben de qué se trata. Es Deportivo Ganar. No hay otra.

Mirá también Real Madrid hizo pesar su experiencia y sacó ventaja en la serie con el PSG Y así juegan. Sobre todo en esos tramos decisivos de las grandes competiciones. Son especialistas en resucitar cuando los dan por muertos. Volvió a suceder esta vez , frente al PSG de los millones llegados desde Qatar.

Mirá también Real Madrid - PSG: el duelo de los más de 1.600 millones de euros El equipo parecía roto, despojado de aquellas sensaciones que ofrecía el ciclo de Zidane hasta la consagración en el Mundial de Clubes, en diciembre, frente a Gremio, en los Emiratos Arabes Unidos: un título cada 89 días bajo la conducción del francés. Algunos datos recientes retrataban una suerte de ocaso: quedó a 17 puntos del Barcelona en la Liga y fue eliminado por el Leganés en la Copa del Rey. Quedó claro: no estaba muerto. Nunca lo está.

"El Madrid siempre vuelve" , titula desde el lugar de los hechos el diario Marca. Algo así.

Parecía una mentira el escenario de la antesala: Zizou aparecía sentado en el banquillo de los acusados del mal momento. Cerca de él incluso se mostraba a Cristiano Ronaldo, ganador del último Balón de Oro y del Premio The Best de la FIFA. En Deportivo Ganar cualquier tropiezo tiene la cara de un escándalo.

Mirá también ¿Por qué el Real Madrid se convirtió en un cabaret y Cristiano Ronaldo se quiere ir? Y fueron ellos dos los protagonistas centrales de otra remontada en el Santiago Bernabéu. Cristiano, siempre decisivo; Zidane, sensato para cambiar a tiempo .

El primer tiempo había sucedido acorde al plan del equipo parisino -cómodo dominador en su país-, pero en el último suspiro el Real Madrid se aprovechó de un penal ingenuo cometido por Giovani Lo Celso (de flojo partido como mediocampista central) a Toni Kroos . Fue Cristiano. Remate fortísimo y 1-1. Así quedó enterrado el valioso primer tiempo del PSG y el gol de Adrien Rabiot.

La primera media hora de la segunda mitad no varió en términos de las particularidades del juego. El 1-1 parecía una puerta abierta al suspenso de la revancha de estos octavos de final (se disputará el martes 6/3 en el Parque de los Príncipes) y un satisfactorio desenlace para el equipo de Unai Emery.

Entonces, apareció Zidane. Volvió a confiar en dos en los que siempre procuró sostener, a pesar de críticas desde los cuatro costados en días de derrotas recientes. Al campo Marco Asensio y Lucas Vázquez; afuera Casemiro e Isco. Buscó desborde, prescindió de marca y de armado del juego. Y buscó el mano a mano con el lateral derecho, Thomas Meunir, ingresado (por Edinson Cavani). Acertó .

Al partido le quedaban once minutos. De dos apariciones de Asensio nacieron los goles de Cristiano y de Marcelo. ambos en posición de centrodelanteros ante el asombro de los centrales del PSG. Dos gritos para que las verdades de la historia se transformen en presente. Yen mensaje: como dice el capitán Sergio Ramos, "el Madrid nunca está muerto".

Real Madrid, el especialista en resurrecciones

Con Información de El Clarín

www.entornointeligente.com

Síguenos en Twitter @entornoi

También te puede interesar