La fiesta vallegrandina se adueña de Artecampo
El Deber / A partir de las 19:00 el Carnaval de Vallegrande se trasladará al Museo Artecampo a través de su música, coplas, licores y otras tradiciones características de la festividad  en dicho municipio, los que servirán de marco para que  artesanas expliquen a los visitantes los detalles de la colección de piezas de los valles cruceños que allí se guarda, mientras otro grupo de ellas mostrará cómo hacen sus creaciones.  

La actividad da inicio a un ciclo que se desarrollará durante el año a través del cual las artesanas  de las 14 asociaciones, que forman Artecampo, puedan contar de su trabajo y su cultura en este espacio que reúne la mayor colección de arte originario y popular de tierras bajas.

 

Tejidos y adornos  La producción artesanal tradicional vallegrandina se caracteriza por diversos tejidos de lana de oveja. Los más representativos son las caronas, que se utiliza sobre el lomo de los caballos, los  ponchos cameros, que como su nombre lo indica son los que se colocan sobre las camas y los chuses, que se ponen sobre los asientos para mantenerse caliente en los días fríos. 

"Esos tejidos a su vez se diferencian entre los sencillos y los denominados laboreados (con diseños)", explica Elba Montaño, que será una de las que  esta noche hará las visitas guiadas en el Museo Artecampo.   

Desde el trasquilado de las ovejas hasta llegar al tejido de las piezas hay un largo y delicado proceso que tarda 45 días o más.  

 Elba proviene de una larga tradición de artesanas vallegrandinas que aprendieron a realizar esos tejidos, pero también incursionaron en la creación de adornos en chala de maíz y muñecos que recrean personajes tradicionales de Vallegrande, pero que actualmente también lo hacen en los nueve departamentos del país. Un ejemplo de cómo dan vida a esos muñecos de chala se podrá ver  en el evento de hoy.

La Asociación de Artesanas de Vallegrande actualmente está integrada por 47 socias. Elba estuvo entre las primeras siete que la fundaron y que llegaron a ser 115. Muchas de ellas ya son mayores de edad y se han retirado. Es por eso que el número de integrantes ha disminuido. Sin embargo, las que quedan siguen luchando para que sus tradiciones se conserven y se difundan. Parte de ese trabajo de difusión es la iniciativa que promueve el Museo Artecampo. "La idea es hacer dos eventos por mes en el museo para que la gente conozca mejor la colección que tenemos  de tierras bajas y crear un puente para que las artesanas muestren su labor", explica Irene Pita, directora del Museo Artecampo.  

La fiesta vallegrandina se adueña de Artecampo

Con Información de El Deber

www.entornointeligente.com

Síguenos en Twitter @entornoi

También te puede interesar