BOLIVIA: El Primer Ministro israelí se balancea en la cuerda floja
La Prensa / AFP y EFE

No es la primera vez que la Policía israelí recomienda imputar al primer ministro Benjamín Netanyahu, pues de hecho ya ocurrió en los 90 en dos ocasiones; pero esta vez, a pesar del apoyo inicial de los miembros de su coalición, la amenaza parece más seria y el líder del Likud camina claramente por la cuerda floja.

Los cargos no son menudencias: la aceptación o solicitud de sobornos lleva penas de hasta 10 años de prisión y los de fraude y ruptura de confianza de hasta tres, y se le podrían imputar varias veces cada uno, en los dos casos en los que lleva siendo investigado desde hace más de un año.

En 2017, la Policía sometió a Netanyahu a siete interrogatorios, la mayoría de largas horas, y también cuestionó a su mujer, Sara, en más de una ocasión —una de ellas durante 12 horas seguidas— en relación a los regalos recibidos por la pareja.

La investigación policial ha puesto una cifra a lo que ellos califican de "intercambio de obsequios normal entre amigos": unos 230.000 euros en regalos, un importe que ya no puede desdeñarse.

La imagen de Netanyahu se ha ido dañando este tiempo, con estos y otros escándalos.

"Es un asunto muy serio, por la cantidad de dinero y por el peso de los cargos", dijo el investigador y analista político Mitchell Barak, que ve probable que el jefe del Gobierno acabe siendo imputado.

"Estamos en el principio del fin de la administración de Netanyahu", asegura.

Algunos analistas indicaban hasta ahora que, en Israel, un jefe del Gobierno no pierde su cargo por "unos cuantos puros y champán caros"; pero un millón de shéqueles y, sobre todo, las pruebas policiales de que a cambio de estos se hicieron favores al millonario Arnon Milchan que dañaron las arcas del Estado, pueden dar un vuelco a la situación.

 

RECHAZA RENUNCIAR

Benjamin Netanyahu rechazó ayer los llamados a dimitir de su cargo después que la Policía recomendara su procesamiento por casos de corrupción, fraude y abuso de confianza, lo que supone el mayor desafío al que se enfrenta en su larga carrera política.

Netanyahu, de 68 años, que proclama su inocencia, criticó la investigación policial abierta contra él, dejó claro que no piensa dimitir y aseguró que su Gobierno de coalición —considerado como el más derechista de la historia de Israel— sigue siendo "estable". El actual Ejecutivo de coalición que dirige Netanyahu controla 66 de los 120 escaños del parlamento.

La Policía pidió a la justicia la inculpación de Netanyahu por corrupción, fraude y abuso de confianza, tras dos años de investigación.

Fuente: Los Tiempos BOLIVIA: El Primer Ministro israelí se balancea en la cuerda floja

Con Información de La Prensa

www.entornointeligente.com

Síguenos en Twitter @entornoi

También te puede interesar