URUGUAY: Trump, una actriz porno y sus otros escándalos presidenciales
El Observador / Ningún estadounidense podrá argumentar, en su defensa, que no lo sabía. En la campaña electoral el magnate inmobiliario ya había demostrado toda su destreza para el escándalo público y su inconmensurable capacidad para los excesos verbales.

Los estadounidenses sabían a quien votaban. Un hombre mediático y que sigue las luces como norte y definición. Esa es la persona que llegó a la Casa Blanca para sentarse en el sillón más importante. Y, desde entonces, los escándalos lo han seguido como seguramente no haya pasado con ningún otro presidente de ese país.

El último bocado de ese banquete se conoció este martes cuando uno de los abogados de Donald Trump reconoció el pago de 130.000 dólares a la actriz porno Stormy Daniels, aunque dijo que el dinero salió de su bolsillo y no explicó el porqué.

"Ni la organización Trump ni la campaña de Trump participaron en la transacción con la señora Stephanie Clifford (Stormy Daniels), y tampoco me reembolsaron el pago directa o indirectamente", afirmó Michael Cohen en un comunicado remitido a The New York Times.

Lea también: el patinador homosexual que desafía al gobierno de Trump

Es la primera vez que el entorno de Trump reconoce este pago del que había informado en enero pasado The Wall Street Journal.

Según ese rotativo, Michael Cohen pagó a Daniels 130.000 dólares antes de las elecciones de noviembre de 2016 para que no hablara en público de la relación sexual que había mantenido con el ahora presidente hace una década.

Pero esta es apenas una joya más del collar que se agranda cada día en la Casa Blanca.

Denuncias de acoso Las denuncias de diferente tipo de acoso sexual se multiplicaron durante la campaña electoral estadounidense.

Eran mujeres que se presentaban como víctimas del magnate inmobiliario. A un mes de las elecciones se hizo público un polémico video en el que Trump contaba con lujo de detalles como se aprovechaba de mujeres desde un lugar de dominio y poder.

Pero el tema no quedó atrás en su presidencia y, al menos, 15 mujeres volvieron sobre el tema con lujo de detalles. El mandatario volvió a negar esas acusaciones.

¿Colusión con Putin? La presunta colisión de Trump con Rusia para desacreditar a su opositora, Hillary Clinton, en las elecciones de 2016 es uno de los escándalos que terminó explotando en su presidencia.

Las agencias de inteligencia de Estados Unidos informaron en octubre de 2016 -un mes antes de la elección- que Rusia había pirateado y difundido correos electrónicos de asesores de la candidata demócrata Hillary Clinton con el fin de desacreditarla.

En la saga rusa también estaría involucrado el hijo del presidente. Trump Jr. divulgó una serie de correos electrónicos previos a la reunión en los que expresaba interés en la reunión con la abogada rusa Natalia Veselnitskaya para obtener, según le habían dicho, información que sería dañina para la entonces candidata presidencial demócrata Hillary Clinton.

Su gobierno es investigado por el fiscal especial Robert Mueller. Mueller logró el procesamiento de varios altos colaboradores de Trump; entre ellos su presidente de campaña, Paul Manafort, y su exasesor de seguridad nacional Michael Flynn.

Países de mierda y el hombre cohete Trump recorre el camino de los excesos cuando se refiere a temas que le generan disgusto. Calificó como "países de mierda" ("shithole countries", en inglés), a Haití, El Salvador y países de África que tienen determinados programas para inmigrantes.

Sin embargo, horas después, el presidente publicó en su cuenta de Twitter que el "lenguaje" que utilizó durante una reunión con legisladores en Salón Oval "fue duro" pero que no fue el que trascendió. También llamó "hombre cohete" a Kim Jong-Un, el líder norcoreano con quien mantiene un ida y vuelta apocalíptico.

Gastos exorbitantes Los viajes del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y su familia le generaron un dolor de cabeza a quienes manejan las finanzas del gobierno estadounidense. En agosto, el director del Servicio Secreto anunció que se le habían acabado los recursos destinados para la protección de la familia Trump. Según algunas estimaciones, el estilo de vida del mandatario superó en 12 meses el coste de la protección de Barack Obama en ocho años de mandato.

Múltiples renuncias en la Casa Blanca En la adminsitración Trump la casa Blanca tiene puerta giratoria. El miércoles 7 renunció el secretario de personal de la Casa Blanca Rob Porter, y el viernes 9 dimitió David Sorensen, redactor de discursos de la presidencia. Ambos fueron acusados de violencia doméstica.

El mandatario -a quien lo han denunciado por acoso sexual antes de ser presidente- ensayó una especie de defensa el sábado en Twitter señalando que falsos señalamientos pueden "destruir" vidas. Antes había renunciado el secretario de prensa, Sean Spicer que encarnaba el combate del presidente contra los medios de comunicación de su país.

Despido del director del FBI "¡Estás despedido!" gritaba Trump en su programa de televisión The Apprentice y los participantes se enteraban que debían abanondar el reality. Pero con su exdirector del FBI, James Comey, fue diferente.

Comey estaba en una reunión en Los Ángeles cuando los televisores de la sala empezaron a transmitir la noticia de su despido. A través de una carta el presidente le comunicó que había aceptado la sugerencia del Departamento de Justicia y que entendía que se debía buscar un nuevo liderazgo para la oficina de investigaciones para restaurar la confianza.

Comey había estado en la mira como por el papel del FBI en la controversia de los correos electrónicos de Hillary Clinton como de la investigación del FBI sobre las acusaciones de interferencia rusa en las elecciones presidenciales de Estados Unidos de 2016. Ahora Trump está bajo investigación por el despido de Comey.





URUGUAY: Trump, una actriz porno y sus otros escándalos presidenciales

Con Información de El Observador

www.entornointeligente.com

Síguenos en Twitter @entornoi

También te puede interesar