Penumbras facilitan el delito en las torres
Ciudad CCS / Un fuerte olor a orín rancio, paredes llenas de grafitis con obscenidades, suciedad y falta de luminarias son algunos de los problemas que deben enfrentar los comerciantes y transeúntes de la parte baja del Centro Simón Bolívar, mejor conocido como las Torres del Silencio. Atrás quedaron los gratos recuerdos de este ícono urbano.

A las 3:00 pm"hora en la que son más frecuentes los hechos delictivos?, los transeúntes se dirigían con premura desde la plaza Diego Ibarra para entrar al terminal subterráneo Río Tuy. Todos se observan aferrados a sus pertenencias y con los sentidos aguzados para no ser sorprendidos por el hampa.

Los usuarios del terminal Río Tuy y los transportistas trabajan en la oscurana. El vandalismo, además de arremeter diariamente con los ciudadanos, también se ha encargado de dañar las luminarias, esto con el fin de seguir cometiendo fechorías en los oscuros pasillos subterráneos, tal como narró el comerciante Zamari Rondón.

"Todos los días hay más de 10 atracos, justo entre Farmatodo y la plaza Santa Teresa. Esto nos obliga a trabajar hasta las 4:00 pm por la poca luz existente. Como trabajadores, nos hemos encargado de reponer los bombillos, tarea que le compete a Corpocapital. Sin embargo, al otro día los malhechores los dañan o se los roban?, agregó Rondón.

Comerciantes deben bajar las santamarías temprano por la inseguridad. Otro de los testimonios que dio cuenta del vandalismo presente en estas torres gemelas inauguradas en el año 1954 fue el de Ana Bermejo, vendedora:"Toda esta zona es una guillotina, hay muchos robos a toda hora, pero más desde las 12 del mediodía hasta las 3:00 o 4:00 pm. No hay presencia policial y, cuando se ven unos pocos policías, hacen caso omiso de esta situación. Es algo increíble para otros. Toda esta situación es un martirio?, relató.

La plaza Diego Ibarra es el preámbulo de la inseguridad de todo el lugar. Jiménez aseguró que el modus operandi que utilizan los delincuentes de la zona es"la maquinita?, a través de la cual inmovilizan por la fuerza a las víctimas y les sustraen sus pertenencias.

A quienes se les consulta sobre quién o quiénes deberían poner coto a la triste situación de deterioro del Centro Simón Bolívar y sus alrededores, concluyen en que los llamados a tomar cartas en el asunto deberían ser los seis ministerios"ubicados en las torres? así como los cuerpos de seguridad del Estado.

ARANTZA ARANA / CIUDAD CCS FOTOS AMERICO MORILLO Penumbras facilitan el delito en las torres

Con Información de Ciudad CCS

www.entornointeligente.com

Síguenos en Twitter @entornoi

También te puede interesar