Al rescate de la Plaza de Toros
El País / En la tarde de ayer la Intendencia de Colonia presentó el proyecto de restauración y "refuncionalización" de la Plaza de Toros Real de San Carlos. Se trata de una inversión que rondará los US$ 5 millones y se propone transformar el lugar histórico en un centro de espectáculos, con capacidad para 4.000 personas, y en un centro de convenciones para 400 usuarios.

Las estimaciones oficiales indican que la obra estará pronta a fines del año 2020.

Al respecto, el arquitecto Walter Debenedetti, director de Patrimonio y Ordenamiento Territorial de la Intendencia de Colonia, explicó que la "versatilidad" es una de las características principales del área prevista para los espectáculos.

De ser necesario, se podrá hacer uso únicamente de las gradas, con una capacidad para unos 2.200 espectadores sentados, o del ruedo, donde pueden ingresar entre 1.800 y 2.000 personas. También será posible hacer uso de los dos sectores al mismo tiempo.

Además, se instalará en el lugar un museo taurino, un restaurante de 200 metros cuadrados, dos locales comerciales y una tienda de merchandising para visitantes y turistas.

Está previsto que en el interior del complejo se coloquen dos ascensores vidriados que ofrecerán accesibilidad total a la zona de espectáculos.

Debenedetti indicó además que, de acuerdo a las líneas del proyecto presentado ayer, se instalará una infraestructura importante en los alrededores de la plaza para transformar la zona en un nuevo centro de interés turístico.

En ese sentido, indicó que la idea es que el centro del ruedo pueda utilizarse en diversos eventos, tanto culturales como deportivas.

"Si quisiéramos, aquí se podría jugar la Copa Davis, por ejemplo. Entra perfecto una cancha de tenis, lo mismo sucedería con una cancha de básquetbol", dijo el arquitecto Debenedetti.

Está previsto que mientras se realicen las obras, el público pueda ingresar a ver de cerca los trabajos. "Se va a poder entrar a la obra, al ruedo en particular, desde el inicio de la construcción. Se colocará un túnel desde la parte exterior hasta el ruedo. Allí un guía especializado se encargará de explicar la historia del lugar y los detalles relacionados con el proceso de rehabilitación de la plaza", contó el arquitecto.

De acuerdo al cronograma previsto, durante los meses de mayo o junio se podría estar realizando el llamado a licitación de la empresa constructora, anunció el jerarca.

Teniendo en cuenta que se trata de una licitación internacional, el trámite podría demorar unos seis meses.

Por otro lado, Debenedetti explicó a El País que alcanzar esta etapa llevó dos años de trabajo directo en el proyecto.

El sueño de la renovada plaza de toros que permitirá múltiples espectáculos artísticos y deportivos. Foto Intendencia de Colonia Paso a paso. Desde el comienzo de su gestión, en el año 2015, el intendente Carlos Moreira se propuso hacer algo con un espacio que permaneció abandonado durante décadas.

El propio Moreira y parte de su equipo de gestión del área turística viajaron a España a conocer la adaptación de las plazas de toros que debieron transformarse luego de prohibirse o limitarse la actividad taurina en determinadas ciudades ibéricas.

Hasta el momento, se cuenta con fondos asignados cercanos a los US$ 5 millones, que se componen con aportes del programa de desarrollo de gobierno subnacional de la OPP, partidas propias y del Fondo de Desarrollo del Interior (FDI).

La Intendencia de Colonia contrató a la consultora KPMG para que evaluara las posibilidades que tenía el lugar y hacer luego un plan estratégico y de negocios. Ahora se buscan empresas capaces de desarrollar proyectos de explotación comercial exitosa del recinto.

"La consultora considera que el plan de negocios es rentable. Hay que ponerlo a funcionar con el nivel que se requiere, para ello se hará otra licitación paralela a la obra. Acordamos con el intendente Moreira que antes de que culmine la rehabilitación tengamos a quien va a ser el que la va a gestionar", explicó el arquitecto Debenedetti.

Evaluación técnica para redondear el destino final La Intendencia Departamental de Colonia contrató a la consultora internacional KPMG para analizar técnicamente las posibilidades de desarrollo, financiamiento y gestión comercial de la Plaza de Toros Real de San Carlos. Durante un siglo las instalaciones no tuvieron un destino definido. Qué hacer con esa infraestructura fue un tema recurrente entre los vecinos de Colonia. Para el proyecto final se tuvo en cuenta la cercanía geográfica con la ciudad de Buenos Aires, ya que es un elemento fundamental que asegura presencia de público permanente.

Metas: la plaza en riesgo de derrumbe espera hace años obras. Foto: Gerardo Perez Historia. Pasó más de un siglo desde que la plaza se inauguró, en el año 1910. Su primer destino fue la de circo taurino. Un ambicioso proyecto del empresario argentino Nicolás Mihanovich instaló la estructura que incluía un pequeño atracadero, un hotel y un frontón.

Mihanovich era hijo de un importante industrial naviero argentino que desarrolló empresas en distintos rubros. Además, el gobierno de entonces le concedió la posibilidad de anexar una usina de generación eléctrica, con el compromiso de iluminar el emprendimiento y toda la ciudad de Colonia del Sacramento.

El negocio estaba pensado para recibir a turistas argentinos. Los visitantes provenientes de Montevideo eran muy pocos, el ferrocarril demoraba unas 10 horas en llegar a Colonia del Sacramento.

Se hicieron corridas oficiales con la presencia de matadores de renombre y casi un centenar de eventos de menor nivel. En el año 1912 el gobierno de José Batlle y Ordóñez prohibió las corridas de toros.

Además, el Estado argentino comenzó a cobrar impuestos a los barcos que trasladaban turistas. Ambas medidas llevaron al quiebre del negocio.

En el año 1935 se habilitó por ley las corridas de toros únicamente en Colonia, pero el negocio no funcionó.

En la década de 1940 el complejo pasó a manos de la Intendencia de Colonia. Sin un proyecto firme y con las experiencias anteriores, la plaza fue abandonada y estuvo muy cerca del derrumbe. De hecho, fue necesario alambrar el lugar y prohibir el ingreso porque había un riesgo real para los visitantes. De todos modos, la falta de vigilancia permitió que los turistas siguieran ingresando a tomarse fotografías dentro de la antigua plaza taurina.

El hotel de Mihanovich se transformó en cuartel del Ejército. Varias décadas después, el edificio volvió a manos municipales. El gobierno departamental acordó con la Universidad de la Empresa (UDE) la instalación de una sede académica. Ahora cientos de estudiantes hacen uso de las instalaciones.

Los desafíos encadenados Carlos Moreira cumple la tercera gestión como jefe comunal de Colonia. Desde que volvió al cargo en el año 2015 se propuso recuperar distintos edificios que requerían restauración. Uno de ellos fue el frontón de pelota vasca, parte del complejo levantado por Nicolás Mihanovich en los primeros años del siglo XX. Se trata de la cancha del deporte vasco más grande de América Latina. Hasta el año 2015 se utilizaba como depósito de motos incautadas por la División Tránsito de la Intendencia. El lugar que ocupa la cancha es tan grande que podría ser utilizado para partidos de futsal.

Al rescate de la Plaza de Toros

Con Información de El País

www.entornointeligente.com

Síguenos en Twitter @entornoi

También te puede interesar