Joyita, del Nobel francés Patrick Modiano
El Observador / Andrés Ricciardulli

Especial para El Observador

Antes de que las librerías comiencen a llenarse con los libros de Kazuo Ishiguro, reciente ganador del premio Nobel de Literatura , aún es posible disfrutar de las novelas de Patrick Modiano, que la editorial Anagrama traduce sistemáticamente desde que el francés obtuvo en 2014 el preciado galardón sueco.

Que casi cuatro años después de ese reconocimiento internacional aún se sigan rescatando libros del baúl de Modiano da la pauta de la riqueza que allí se escondía. Ahora es el turno de la novela Joyita. El frenesí editorial, en este caso, ha sido una bendición, ya que una vez que se muerde el anzuelo no es posible escapar del embrujo que produce la literatura de este artesano de la palabra, hecha de recuerdos, sueños perdidos y una búsqueda constante de la identidad personal.

A veces, también hay que decirlo, puede llegar a fatigar con su recreación obsesiva del pasado y de las calles de su adorada París. Pero por lo general es un autor de esos de jugar y cobrar. Una vez que el lector se adapta a la falta de argumentos concretos y a su aversión a la linealidad -que lo hace caminar siempre en círculos-, es un placer.

Joyita reúne todos los elementos de ese universo hecho de evanescencias, que se traduce en frases cortas de honda significación y una cadencia siempre serena a pesar de lo terrible que se cuente. En este caso, la búsqueda de una madre por parte de una joven que fue abandonada cuando era adolescente, poco tiempo después de que ambas participaran en la filmación de una película.

El comienzo de la novela es un ejemplo del talento de Modiano, que en pocas pinceladas pone en marcha una apasionante persecución, primero en el metro y después por las tenebrosas calles de los suburbios de la capital francesa. La protagonista -a veces llamada Joyita, a veces Therese-, ve a una mujer que parece ser su progenitora y decide seguirla sin atreverse a hablarle.

A partir de allí lo que hay es un ida y vuelta del presente al pasado, que va agregando piezas al puzle de manera constante. Se sabe que la madre fue condesa, prostituta y artista. Se entiende el hueco en el pecho que lleva Joyita desde que fue abandonada. Se comprende hasta dónde la falta de afecto puede condicionar una vida entera.

Lo fantástico sucede cuando, acuciada por la falta de dinero, Joyita acepta cuidar a una niña de buena clase social que vive con unos padres absolutamente indiferentes. Se produce allí un juego de espejos de trascendencia metafísica, para expresar que la familia tradicional tampoco es garantía de nada, ya que la niña padece lo indecible.

Para no quedarse corto, pues sabe que tiene algo muy bueno entre manos, Modiano redobla la apuesta cuando Joyita es rescatada una noche helada por una farmacéutica anónima que la toma bajo su protección desde ese momento. Es la tercera vía, el afecto que no se hereda, que surge de la vida misma, de los demás.

En esta novela sobresaliente Modiano vuelve a mostrar una de sus cualidades menos reconocida, que es la defensa de la mujer, siempre, en cualquier situación. Como en Tres desconocidas, el francés demuestra aquí cuánto más difícil es su vida que la de los hombres. Y es un maestro al momento de ponerse en la piel de ellas, de trasmitir sus emociones, sus dudas, sus anhelos, las complejidades de su sexualidad y su resistencia natural ante la adversidad.

Cada palabra del libro pesa y cuenta, más que por su significación, por su poder de evocación. En un capítulo genial, Joyita descubre unos apuntes de su madre sobre una tirada de cartas de Tarot. Palabras al azar, frases inconexas que a partir de la memoria se transforman en posibles pasados, en hechos que pudieron suceder o no.

Joyita trascurre como un sueño pero se asimila como una realidad tangible y verdadera. Y eso se llama arte.

Joyita , Patrick Modiano

Editorial: Anagrama

Páginas: 163

Precio: $ 850



Joyita, del Nobel francés Patrick Modiano

Con Información de El Observador

www.entornointeligente.com

Síguenos en Twitter @entornoi

También te puede interesar