Stonehenge empieza a revelar las vidas de sus constructores
Stonehenge empieza a revelar las vidas de sus constructores / La Nacion / AMESBURY (The New York Times).- Hace unos 6.300 a√Īos, aqu√≠ cay√≥ un √°rbol. Para los antiguos habitantes de esta regi√≥n del sur de Inglaterra, ese acontecimiento se convirti√≥ en una inmejorable oportunidad inmobiliaria: el √°rbol ca√≠do se encontraba en las proximidades de un arroyo y en medio de un territorio abundante en animales de caza.

Seg√ļn David Jacques, arque√≥logo de la Universidad de Buckingham, sobre las ra√≠ces expuestas de ese √°rbol, aquellos habitantes apisonaron barro hasta levantar una pared. A pocos pasos, hicieron un agujero en el suelo y clavaron un poste, que pudo haber servido para sostener un techo de paja o de pieles de animal. Jacques sostiene que esa fue una de las primeras casas de Inglaterra.

En octubre √ļltimo, en la m√°s reciente excavaci√≥n del sitio conocido como Blick Mead, el arque√≥logo y su equipo cavaron una zanja de 12 metros de largo, 7 metros de ancho y 1,5 metros de profundidad, para examinar esa estructura y su entorno. Encontraron un hogar con fragmentos de pedernal con signos de exposici√≥n al fuego, fragmentos de huesos, l√°minas de pedernal usadas como puntas de flechas o herramienta cortante, y recipientes con ocre mineral, tal vez utilizado como pigmento. "Ac√° se oye el ruido de gente que hace sus cosas -dice Jacques al imaginar el ir y venir del a√Īo 4300 a.C.- Gente como nosotros, y con nuestras mismas preocupaciones." A menos de 2 kil√≥metros de distancia, est√° Stonehenge.

Para Jacques, esa casa es parte de la historia de Stonehenge, por m√°s que los ocupantes de la casa primitiva de Blick Mead nunca hayan visto el gigantesco monumento megal√≠tico: las primeras obras en Stonehenge comenzar√≠an m√°s de mil despu√©s. Pero seg√ļn el arque√≥logo, Blick Mead ayuda a entender la transici√≥n de los cazadores-recolectores que se convirtieron en agricultores y luego construyeron Stonehenge y los otros monumentos prehist√≥ricos desperdigados por la campi√Īa inglesa.

Blick Mead, el sitio arqueológico a dos kilómetros de Stonehenge, en Amesbury (Andrew Testa/The New York Times).Foto:Andrew Testa "El monumento de piedra es icónico -dice Wolfgang Neubauer, director del Instituto Ludwig Boltzmann de Prospección Arqueológica y Arqueología Virtual de Viena-. Pero ese es sólo un ingrediente de algo mucho más amplio." Las modernas tecnologías incorporadas durante la década pasada, como el "georradar" o radar de penetración de tierra, revelaron precisos detalles sobre la vida de aquellos pobladores, para quienes estos megalitos gigantes tenían un profundo significado.

¬† Un desfile de monumentos La historia de Gran Breta√Īa se inicia hacia fines de la √ļltima era glacial. Con el fr√≠o, Gran Breta√Īa se vaci√≥ de habitantes: como gran parte del agua de los oc√©anos estaba congelada en forma de glaciares, el nivel de los mares era m√°s bajo, y la isla estaba conectada al resto de Europa. Pero a medida que el mundo se fue templando, los pobladores migraron de regreso, hasta que el aumento del nivel de las aguas hizo desaparecer ese puente con el continente.

Alrededor de 3.800 a.C. aparecieron los primeros grandes monumentos, mont√≠culos rectangulares conocidos como t√ļmulos alargados y que serv√≠an de tumbas de c√°mara. Hacia 3.500 a.C., cerca de Stonehenge, fue cavada una zanja de 3,2 kil√≥metros de largo y 91 metros de ancho, hoy conocida como Cursus de Stonehenge (del lat√≠n, cursus, "pista de carreras", ya que sus descubridores del siglo XVIII pensaron que se trataba de una pista de carreras de los romanos). Stonehenge propiamente dicho empez√≥ como una zanja de cimentaci√≥n circular realizada alrededor de 2.900 a.C., sobre la que se erigi√≥ un anillo de postes de madera.

Unos 400 a√Īos m√°s tarde lleg√≥ el apogeo de los "henges", estructuras arquitect√≥nicas prehist√≥ricas consistentes en una zanja circular delimitada por un terrapl√©n (en ese sentido, el Stonehenge actual no es un verdadero "henge", ya que el terrapl√©n se encuentra adentro de la zanja circular.)

A 32 kil√≥metros al norte de Stonehenge se encuentran los tres c√≠rculos de piedras de Avebury. El c√≠rculo exterior tiene 335 metros de di√°metro, y es tan grande que la aldea hom√≥nima ha ido creciendo sobre el propio "henge". En el centro se encuentra el pub Red Lion, fundado hace 400 a√Īos. Cerca de Stonehenge est√° Durrington Walls, una construcci√≥n circular de tierra de casi 500 metros de di√°metro.

Pedernal cubierto por un alga que se vuelve magenta al contacto con el aire hallado en Blick Mead (Andrew Testa/NYT). Michael Parker Pearson, de la University College London, ha excavado viviendas en Durrington Walls y en la ribera del cercano r√≠o Avon, y cree que aqu√≠ viv√≠an los hombres que trabajaron en la construcci√≥n de la etapa m√°s monumental de Stonehenge, que comenz√≥ alrededor de 2.600 a.C. En ese entonces se tallaron y movieron las gigantescas piedras de unas 40 toneladas de peso. Pearson cree que durante la fase inicial de construcci√≥n, trajeron a Stonehenge piedras bas√°lticas m√°s peque√Īas, de unas 2 toneladas cada una, desde las monta√Īas galesas de Preseli, y que tiempo m√°s tarde acarrearon piedras m√°s grandes. Como los primeros brit√°nicos no ten√≠an lenguaje escrito, la m√°s sencilla de las preguntas sigue sin encontrar una respuesta concluyente: ¬ŅPor qu√© fue construido?

¬† En opini√≥n de Parker Pearson, Durrington Walls era la tierra de los vivos, simbolizada por los postes de madera de Woodhenge, mientras que Stonehenge era la tierra de los muertos. Pearson cree que los primeros brit√°nicos se reun√≠an en Durrington Walls para celebrar, y que luego iban en procesi√≥n a Stonehenge para honrar a sus ancestros. En la revista Antiquity, Parker Pearson y sus colegas describieron los residuos de √°cidos grasos que identificaron en el interior de recipientes de cocci√≥n. "Ya sabemos el men√ļ: carne vacuna y de cerdo, hervida o asada, con un toque de manzanas, bayas y avellanas -cuenta Pearson-. La dieta b√°sica era muy fuerte en carnes."

El arque√≥logo comenta que la gente ven√≠a de cerca y de muy lejos a las festividades. Al parecer, el an√°lisis de los dientes del ganado hallados revel√≥ la presencia de diferentes is√≥topos de estroncio, que var√≠an en funci√≥n de los minerales presentes en el agua del lugar, se√Īal de que los animales hab√≠an sido criados en otra parte y luego llevados a Durrington Walls.

Timothy Darvill, de la Universidad Bournemouth, quien en 2008 condujo una peque√Īa excavaci√≥n en Stonehenge, tiene otra idea sobre el significado del megalito, y apunta a las piedras bas√°lticas, que en su opini√≥n no fueron agregadas al monumento hasta una segunda fase, alrededor de 2.500 a.C., y que seg√ļn las leyendas poseen poderes sanadores. "Esas piedras son muy especiales. Tal vez su relevancia no ha sido plenamente desentra√Īada", dice Darvill.

El investigador admite que tal vez originalmente Stonehenge haya sido "la tierra de los muertos", como asegura Pearson. Pero luego Stonehenge se fue convirtiendo en una especie de Lourdes prehistórico, donde la gente acudía en busca de sanación. "Creemos que Stonehenge era más bien un lugar para los vivos", dice Darvill.

Arque√≥logos revisan el yacimiento de Blick Mead para hallar rastros de sus habitantes (Andrew Testa/NYT). Una mirada al pasado Y puedo haber mucho m√°s todav√≠a, escondido bajo la superficie. "Tendemos a creer que los pedacitos que vamos encontrando son los que importan, pero necesitamos saber que hay realmente ah√≠", dice Vincent Gaffney, de la Universidad de Bradford. La idea de usar georradares y magnet√≥metros para analizar el suelo sin necesidad de excavar se remonta a varias d√©cadas atr√°s. En los √ļltimos a√Īos, esos equipos, y en especial las computadoras que procesan los datos, se han abaratado tanto y se han vuelto tan veloces, que son utilizados extensamente en tareas arqueol√≥gicas.

Neubauer colaboró con Gaffney en el relevamiento de más de 2000 hectáreas en los alrededores de Stonehenge y Durrington Walls. "Es como si por esa zona hubiese transitado un ejército", cuenta Gaffney.

En septiembre √ļltimo, hicieron una sorprendente aseveraci√≥n: enterradas en los terraplenes de Durrington Walls hay unas 90 piedras erguidas. Algunas alcanzan los 5 metros de alto. Gaffney afirma que originalmente pueden haber sido hasta 200, m√°s del doble que en Stonehenge. "Eso revela la escala que ten√≠a este lugar."Si esos hallazgos son ciertos, refutar√≠an la diferenciaci√≥n de Durrington Walls como tierra de los vivos y Stonhenge como tierra de los muertos planteada por Parker Pearson, pero el arque√≥logo duda de su veracidad, ya que a√ļn no han sido publicados en ninguna publicaci√≥n especializada.

Jacques no se conforma con haber desenterrado una casa y espera poder ampliar sus excavaciones hasta descubrir una aldea. "Estamos hablando de los británicos originarios", dice Jacques. "Encontramos la cuna de Stonehenge." Tras la finalización de la etapa monumental de la construcción, alrededor de 2.400 a.C., Stonehenge fue alterado, pero la era de los megalitos ya había pasado.

"En ese preciso momento, el mundo cambió", dice Parker Pearson. Nuevos pueblos cruzaron el canal desde el continente europeo, trayendo el bronce y la metalurgia a la cultura de la Edad de Piedra. "Fue un giro muy interesante", dice Pearson. "De alguna manera, Stonehenge fue el canto del cisne."

(Traducción de Jaime Arrambide)

LA NACION Ideas

Con Información de La Nacion

www.entornointeligente.com

Visite tambien www.mundinews.com | www.eldiscoduro.com | www.tipsfemeninos.com | www.economia-venezuela.com | www.politica-venezuela.com | www.enlasgradas.com | www.cualquiervaina.com | www.espiasdecocina.com | www.videojuegosmania.com

Síguenos en Twitter @entornoi

También te puede interesar