BOLIVIA: Cristina Zabalaga: ?Nombres propios juega con la idea del poder de los nombres?<br><br>
El Deber / Cristina Zabalaga publicó su primera novela Pronuncio un nombre hueco (Gente Común)en 2012. Recientemente, la escritora luso-boliviana ha publicado un nuevo volumen, esta vez de 11 relatos, titulado Nombres propios, con la editorial estadounidense Sudaquia, y además, tiene lista otra novela que se editará simultáneamente el próximo año en Estados Unidos y en México con la Random House. Tiene pensado publicar ambos libros en Bolivia.

Una característica de los cuentos es el de utilizar referentes culturales como personajes, al menos los nombres ¿Cuál es la idea al hacer esto?

Nombres propios juega con la idea del poder de los nombres. En cada relato intento desplazar el nombre de su contexto original, en este caso muy cargado de un referente cultural, y ver qué sucede con el sentido del significado del nombre dentro del nuevo contexto que se crea. Cuál es la interacción de este nombre poderoso con una situación corriente y cotidiana.

¿Cómo fue el proceso de escribir estos cuentos? ¿Cómo se origina este volumen y qué es lo que te interesa al momento de iniciar un relato?

Los cuentos que forman parte de la colección Nombres propios los escribí entre 2011 y 2016, justamente entre mi primera novela Pronuncio un nombre hueco y la segunda Cuando Nanjing suspira. Pienso que me tomó seis años acabar esta colección porque no fue un proyecto consciente hasta el año pasado, cuando me di cuenta de que llevaba varios cuentos escritos y me dediqué a editarlos y pulirlos.

Nombres propios es mi primera colección de cuentos. El cuento es un género que me gusta mucho. Es muy flexible, porque me permite ensayar técnicas, situaciones y personajes. Me suele pasar que cuando estoy escribiendo una novela se me ocurren ideas que como no pueden hacer parte de la novela que estoy escribiendo se desprenden como relatos independientes.

Uno de los epígrafes del libro es una frase de Borges, de la que se toma el título del libro. También tomás en cuenta a Clarice Lispector y a Amélie Nothomb ¿Qué te aportó cada uno de ellos a la hora de escribir este libro?

La frase de Borges porque se refiere a la ilusión del tiempo y de nombres propios. La de Lispector porque muchos cuentos los escribí cuando vivía en Lisboa, y leí mucho a Clarice en esos años, incluso uno de los personajes en el cuento titulado Romeo que forma parte de la colección está leyendo el poema del epígrafe.

Por último, Amélie Nothomb es una autora belga que me gusta mucho, y además otro de los cuentos Magritte y la rabia transcurre en Bruselas.



¿Qué te dejó tu primer libro, la novela Pronuncio un nombre hueco? ¿Pensaste que fue una apuesta arriesgada escribir un libro sobre Bolaño?



Cuando comencé a investigar/leer/viajar para Pronuncio un nombre hueco en 2006 no pensé que iba a escribir una novela sobre Bolaño, tampoco imaginé llegar a publicarla.

Fue un ejercicio muy personal al que le dediqué varios años, que me ayudó a darme cuenta de que lo que yo realmente quiero hacer de aquí en adelante es dedicarme a escribir.

Tu segunda novela Cuando Nanjing suspira, se publicará en México el próximo año ¿Cuál es el tema de esta novela y cuánto tiempo te tomó escribirla?

Cuando Nanjing suspira se publicará tanto en México como en Estados Unidos en 2017. Me tomó escribirla cuatro años. Está basada en la ciudad china de Nanjing. Es una especie de guía (ficcional) de viajes de la ciudad de Nanjing BOLIVIA: Cristina Zabalaga: ?Nombres propios juega con la idea del poder de los nombres?



Con Información de El Deber

www.entornointeligente.com

Síguenos en Twitter @entornoi

También te puede interesar